Hará unos 15-20  días se hizo realidad la imagen que muchos esperábamos: Fernando Alonso con la indumentaria de Ferrari. ¿Y qué tiene esto que ver con márketing?. Sigue leyendo…

Al igual que Alonso y su Ferrari, muy pronto veremos  otro de nuestros sueños (al menos, el de algunos): la llegada del nuevo teléfono móvil de Google, Nexus. Sueño para unos e “incordio” para otros (el denominado “anti-Iphone” no le hará mucha gracia a Steve Jobs, CEO de Apple).

Sin embargo, la aparición de estos nuevos “Ferraris móviles” no se ha trasladado a una evolución en el marketing para móviles. Y ni todos somos Alonso ni contamos con un Iphone para juguetear.

Añadir que no todo el mundo – a pesar del éxito de ventas del Iphone- disponemos de terminales tan avanzadas. La mayor parte del parque de móviles es comparable al parque de automóviles: hay muchos Renault, Ford, Peugeot, Seat… y muy poquitos Lamborghini, Ferrari o Porsche.

¿A dónde quiero llegar? A lo siguiente:

Terminal normalito + contenidos mal diseñados= marketing móvil ineficiente.

Volviendo al Ferrari de Alonso, imaginemos que “pinchamos” (que nuestra web no se carga o se carga mal en el teléfono). Nos quedaremos tirados y no llegaremos a nuestro destino: el cliente final.

"Ferraris móviles": Iphone, Blackberry y HTC/Google

En el mundo del marketing para móviles todo debería ser como un “camino recién asfaltado”: cómodo, fluido y sobre todo rápido.

Para “allanar y reparar los baches”, desde toprankblog.com, nos explican algunos puntos a tener en cuenta:

  • Dispones de una pantalla reducida a unos pocos centímetros. Vete al grano.
  • No es momento para tipografías. Las fuentes deben ir en su formato más básico.
  • Déjate de fotos: incluye sólo las imprescindibles.
  • Si algo no es necesario, ocúltalo. Céntrate en el contenido.
  • ¿Colores de fondo?: NO. El texto negro sobre fondo blanco es intocable.
  • Si incluyes formularios, que sean muy sencillos. Lo mejor: un solo campo para incluir el teléfono.
  • Elimina cualquier contenido Flash, Java o plug-in que no sea absolutamente necesario.
  • En resumen: el marketing móvil obedece a una máxima: simplificar.