MARKETING-10.COM - Hasta hace poco la evolución web no se había aplicado al mundo de la tipografía

MARKETING-10.COM - Hasta hace poco la evolución web no se había aplicado al mundo de la tipografía

Durante los últimos 15 años, el diseño y desarrollo web ha evolucionado tremendamente. La introducción de CSS, los avances con HTML, las crecientes posibilidades de Java Script y las tecnologías como Flash o Silverlight, han hecho que el mundo visual de la web de 2010 sea muy diferente del que era hace cinco o seis años. Excepto, eso sí, en la tipografía.

La tipografía es un elemento muy importante del diseño que puede alterar drásticamente el aspecto e incluso el sentimiento que transmite el contenido de una página web. No obstante, las restricciones técnicas y de licencias de uso han hecho que las fuentes dinámicas usadas en la web se hayan limitado a un pequeño subconjunto de estilos. En el lado positivo, alrededor de los últimos doce meses, el panorama de la tipografía web ha cambiado profundamente.

Las nuevas tecnologías y servicios, como el reciente Google Font API, están haciendo posible a diseñadores y desarrolladores comenzar a experimentar de nuevo con la tipografía web.

Donde estábamos…

La historia de la tipografía y la web es larga y muchas veces frustrante. Dos han sido las barreras principales que han condicionado la elección de unas fuentes u otras para el mundo de internet:

1.- Soporte de los navegadores

¿Utilizas una tipografía que el navegador no admite? Menuda “chufa”. La reintroducción de CSS3, ha permitido a los diseñadores incluir fuentes de su gusto a las hojas de estilo, aunque la compatibilidad de los navegadores hace que el aspecto de estas fuentes varíe. Hay algunos formatos que todos los navegadores (excepto Internet Explorer) pueden admitir virtualmente. A la inversa, el único formato que soporta Internet Explorer no es soportado por los otros navegadores.

2.- Las “reglas” de Internet

La gente que crea fuentes con licencia ha sido reticente a la hora de dar licencia para su uso en la web. El mayor miedo es que, dependiendo de cómo se obtengan dichas fuentes, los usuarios pueden examinar su código fuente y robar esas fuentes para su uso offline.

Hasta el pasado año, estos dos asuntos dejaron a muchos diseñadores y entusiastas de la tipografía un poquito en el atolladero. Afortunadamente, las cosas han cambiado y están mejorando.

…y a dónde vamos.

El pasado mes de mayo, un servicio llamado TypeKit anunció una forma de ayudar a los creadores de fuentes a proporcionar licencias de forma más efectiva, mientras ofrecían a los diseñadores web fuentes  incrustables para sus diseños de forma que pudiesen funcionar en cualquier navegador.

TypeKit se abrió al público en noviembre y desde que se ha asociado con una creciente lista de creadores de tipografías, su repertorio incluye una amplia colección de posibilidades tipográficas.

Otros servicios similares son Kernest, Typotheque o Fontdeck (aún en beta privada). Y Google, con su Google Font Directory –de código abierto- permite obtener fuentes gratis para que utilicen los desarrolladores en sus diseños.

MARKETING-10.COM - La llegada de TypeKit o Google Font API ha permitido mejorar el panorama de la tipografía online

La industria de la tipografía ha sido muy cautelosa a la hora de colocar sus fuentes en la web. Una familia de fuentes puede tomar años de desarrollo y tener esos archivos ubicados en servidores webs abiertos era un paso difícil de aceptar. Además, cada creador de fuentes tenía sus propios términos y condiciones de licencia sobre lo que se podía usar o no. Servicios como TypeKit han encontrado un cuidadoso balance entre las necesidades de los creadores de tipografías y las ansias de los diseñadores web. Esto se ha conseguido creando un servicio que aloje esas tipografías con algunas medidas de protección que garantizan los términos de licencia de los desarrolladores de fuentes. Así por ejemplo, los diseñadores web pueden pagar por un año de suscripción y tener acceso a cientos de fuentes sin preocuparse por cuestiones legales.

Aún hay asuntos importantes a tomar en consideración cuando uses fuentes en tus propios diseños. No sólo en cuanto a la tipografía, sino en su correcto uso, en cuanto a textos legibles y gramáticamente –y ortográficamente- correctos.

El mundo de la tipografía web se ha involucrado rápidamente en esta evolución que ha significado que desarrolladores web y usuarios tienen ahora, más que nunca, cientos de opciones donde elegir.

¿Tienes alguna fuente tipográfica favorita? ¿Hay alguna que detestes? Nos gustaría saber tu opinión.