MARKETING-10.COM - Somos diferentes y por tanto también tiene que ser diferente la estrategia con la que nos dirigimos al público femenino y al masculino

A través de la Federación Española de Comercio Electrónico y Marketing Directo (FECEMD), nos llegan algunas valiosas claves para entender cómo piensan las mujeres y qué deben tener en cuenta las empresas cuando elaboran programas de marketing dirigidos al género femenino.

Las mujeres –no digo nada nuevo- son las que toman más decisiones a la hora de comprar, dentro de los núcleos familiares, desde la ropa interior para los hombres hasta a la hora de invertir en un coche, por ejemplo. Por eso se debe dirigir el mensaje adecuadamente, valorando de forma adecuada el contexto psicológico, y teniendo en cuenta las distintas características de mujeres y de hombres.

Estos son los principios, grosso modo, de qué deben hacer los especialistas en marketing para enfocar sus estrategias de forma adecuada hacia el público femenino:

  1. Las mujeres quieren saber dónde están y a dónde van siguiendo el mensaje que les proponemos. No quieren promesas, quieren realidades.
  2. Autenticidad: relacionado con lo anterior. Practicidad, diría yo. No vale con que algo parezca bonito, también tiene que serlo. La apariencia estética puede suprimirse si el producto o servicio cumple su labor adecuadamente.
  3. Para determinados productos, los sentimientos que evocan, así como las emociones que transmiten son más valiosos para mujeres que para hombres. No es igual un anuncio de perfumes dirigido a mujeres que a hombres, por poner un ejemplo.
  4. Calidad: aquí me acuerdo mucho de las amas de casa. Una madre pone ante todo la calidad en primer lugar, más allá de la calidad. La familia es lo primero.
  5. Conectividad: está enlazado con los sentimientos. Una marca de ropa, por ejemplo, tiene que conectar con su estilo de vida y el estilo de vida del círculo en el que se mueven.
  6. Calidad de vida: volvemos al punto cuatro. No quieren un 3×2, quieren un 1 que sean bueno, efectivo, y apropiado.
  7. Argumentación: nada es “lo mejor” o “lo más bonito”. Hechos frente a palabras. Calidad frente a cantidad, practicidad frente a promesas.

Es interesante como varía la forma de transmitir el mensaje, según se dirija a hombres o a mujeres. Y es que como dice el dicho: “los hombres son de Marte y las mujeres de Venus”, y no puede ser más aplicable como al campo de la comunicación publicitaria y el marketing.

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Interesante? ¿no te ha gustado? Nos gustaría saber tu opinión.